5 tips para tener un pos Acción de Gracias saludable

Después de haber tenido una gran cena, es normal que sobre mucha comida que podemos congelar y comer en los siguientes días.

Pero pasa que luego no queremos saber nada respecto a lo que cenamos la noche anterior. Para evitar desperdicios, te presentamos estos 5 tips para tener un pos Acción de Gracias saludable:

  1. Desayuna: aunque te sientas muy lleno por todo lo que comiste en la cena, es muy importante no saltártelo, ya que nos puede hacer daño y que por el resto del día o hasta que volvamos a consumir alimentos, tengamos una sensación de vacío. Opta por opciones ricas en proteínas, pero a la vez ligeras como un yogurt con fruta o batidos.
  2. Cuida las porciones: a la hora de la comida, controla las porciones que te vas a servir, equilibrándola con los vegetales de la cena o los que ya tenías en casa, como zanahoria, pimientos o lechuga. Luego, en la cuarta parte del plato, sirve pavo o puré de papa. Si pones más verduras en el plato, te llenarás más rápido y no te sentirás pesado.
  3. El pavo es la mejor opción: por justa razón es el platillo consentido de esta celebración, porque cualquier persona lo puede comer, debido a su carne magra que no afecta los niveles de azúcar, así que elige esta opción para el día siguiente.
  4. Rodéate de tus seres queridos: sí, aunque no tenga mucho que ver con la comida en sí, el platicar sobre la cena y los buenos momentos que pasaron, revisar las fotos que tomaron o hablar por videollamada con los familiares con los que no pudieron estar, hará que te distraigas de comer más, y te darás cuenta de si realmente tienes hambre o sólo es gula.
  5. Evita los cócteles: si te gusta acompañar tus alimentos con un poco de alcohol, procura no tomar cócteles, ya que tienen mucha azúcar y calorías que harán que no disfrutes del todo tus comidas por la sensación de pesadez que provocan. Elige una copa de vino o cerveza para que esto no ocurra.

 

Vía: sumédico.com

Noticias relacionadas

Cubrebocas: Lo que tienes que saber

La nueva normalidad dicta usar cubrebocas todo el tiempo que estemos fuera de casa, lo que se traduce en un gasto adicional y desconocimiento del tiempo de vida de las mascarillas, cuánto tiempo usarlos, si hay qué lavarlos y cuándo dejan de servir.

Ver noticia »