Por qué sientes que te ahogas

Por qué sientes que te ahogas

Hay quienes después de realizar actividad física sienten que les falta el aire, y puede ser normal debido al esfuerzo que se realiza. Sin embargo, si comienzas a sentir que te ahogas sin razón aparente, puede ser por alguna patología, y aquí te explicamos cuáles son y por qué:

  • Ansiedad: nuestro cerebro controla el sistema respiratorio. Si comienzas a tener un episodio de ansiedad, el cerebro va a recibir estímulos que provocarán que te quedes sin aire por unos segundos.

Además de estos problemas, la ansiedad hace que tengamos taquicardias o sudemos extremadamente, por lo que relajarnos, respirar profundo y buscar ayuda profesional es la opción idónea.

En cambio, el estrés hace que la respiración sea más alta y acelerada de lo normal.

  • Asma: es hereditaria y afecta a cualquier edad. A la sensación de ahogo se le suman los ruidos en el pecho.
  • EPOC (Enfermedad pulmonar obstructiva crónica): es causada por fumar, ya que el tabaco afecta los pulmones. Las personas que la padecen de por sí ya tienen dificultades para respirar, pero con el ejercicio se agravan.
  • Neumotórax: si la falta de aire es repentina y sin razón aparente, puede deberse a esto, que es cuando el aire se filtra en el espacio entre los pulmones y la pared torácica. Ocurre, sobre todo, en personas jóvenes.
  • Enfermedad gastrointestinal: alguna patología de este tipo puede hacer que nos quedemos sin aire y comencemos a ahogarnos.
  • Sobrepeso y obesidad: aquellos que tienen kilos de más tienen este problema, y más a la hora de irse a la cama, ya que la caja torácica se presiona y lo ocasiona. Los especialistas recomiendan dormir en otra posición que no aplaste los pulmones.

Por su parte, esta sensación puede ser un aviso de una enfermedad grave, como:

  • Cáncer de pulmón: es uno de los principales síntomas.
  • Problemas cardiacos: puede ser que tu corazón no esté funcionando como debería, por lo que debes ir a una revisión médica.
  • ELA (Esclerosis lateral amiotrófica): esta enfermedad neuromuscular hace que nos sintamos sin aire.

A la menor sospecha de sentirse de esta manera, hay que acudir al doctor, ya que no es normal y puede ser grave en algunos casos. Al estar ahí, te realizarán una espirometría para medir los flujos y volúmenes respiratorios al igual que la capacidad pulmonar.

También, serás sometido a varias pruebas de esfuerzo con el objetivo de saber si hay problemas en el corazón o en el aparato respiratorio.

 

Vía: Bekia

Related news